Como Desatascar Tuberías Obstruídas ⋆ Bricolaje y Hogar

Como Desatascar Tuberías Obstruídas

Algunos de los contratiempos domésticos más frecuentes son los atascos de tuberías, sobre todo, cuando ya son bastantes antiguas y dejan de cumplir su importante función con la eficiencia deseada. Se trata de un problema muy molesto, puesto que puede ocasionar malos olores y, mientras el problema persista, nos obliga a dejar de utilizar los sanitarios del hogar, el fregadero o cualquier otro accesorio de la vivienda que se halle obstruido por diferentes causas. No obstante, la parte positiva es que existen múltiples remedios para solucionar este tipo de problemas, ya que podemos recurrir a algunos desatascadores caseros antes de llamar a un profesional de la fontanería. Antes de indicar algunas soluciones eficaces, subrayaremos las causas más comunes por las que se producen los atascos de las tuberías de los inmuebles. De tal modo, podremos adoptar algunas medidas preventivas, con la idea de evitar, en la medida de lo posible, que se originen los molestos atascos.

 

Causas de atascos

Las causas más comunes de los atascos son las deficiencias en la instalación de la fontanería del hogar.

  • Pendiente insuficiente en las tuberías: Por regla general, la pendiente de una tubería debe ser como mínimo de un dos por ciento. En el caso de que no alcance este parámetro, puede que ciertos residuos taponen las cañerías, ocasionando los problemas señalados.
  • Instalaciones con una sección menor de la aconsejada: La sección de una tubería es una parte fundamental a la hora de abordar una instalación. En el caso de que no se instale la sección apropiada, no se producirá una correcta evacuación del agua en el momento que exista un gran caudal, como por ejemplo, en tormentas y lluvias torrenciales.
  • Derivaciones instaladas de forma incorrecta: otra de las causas de atascos está relacionada con las derivaciones. Por ejemplo, no es conveniente instalar codos de 45 grados donde deberían instalarse de 90 grados. Por tanto, hay que tratar siempre de contratar los servicios de profesionales que cuenten con la debida experiencia.
  • Deterioro de las instalaciones por el paso del tiempo: a medida que pasan los años, las arquetas y las tuberías van ganando adherencia, provocando retenciones al no correr el agua con la misma facilidad.

 

Como desatascar una tuberia – Desastacadores caseros

Existen diferentes maneras de eliminar un atasco. Se pueden emplear algunos productos químicos, aunque el uso excesivo de esta clase de productos puede deteriorar igualmente la cañería. Por tanto, si el atasco no es demasiado grave, podemos echar mano de diferentes remedios caseros para desastacar las tuberías obstruidas; trucos muy fáciles de abordar, a la par de eficientes.

  • Levadura y vinagre: un óptimo desatascador casero consiste en limpiar y sanear las tuberías mezclando levadura y vinagre. Esta combinación de ambos ingredientes ayuda, en gran medida, a eliminar los ácidos grasos acumulados, además de ablandar otras posibles sustancias que se hallen estancadas en la tubería. Para ello, solo hay que introducir medio vaso de levadura y después medio vaso de vinagre, tapamos el desagüe durante unos cinco minutos y, finalmente, vertemos unos tres o cuatro litros de agua hirviendo por el desagüe para que la limpieza sea completa.
  • Herramienta alargada (Destornillador): si el atasco es superficial, podemos utilizar un simple destornillador para introducirlo por el desagüe efectuando movimientos de palanca, de modo que se desprenda la suciedad y los residuos adheridos en el primer tramo de la tubería. Al recurrir a este método de forma periódica, evitaremos males mayores en el futuro.
  • Desatasco: Prácticamente, todos los hogares cuentan con desatascadores de fuelles. El modo de empleo es muy sencillo, únicamente hay que echar un poco de agua (preferiblemente caliente), quitar el tapón del fregadero o lavabo, y bombear el el desatascador hasta que observemos que el agua comienza a bajar correctamente por la tubería. Conviene recordar que, si aplicamos vaselina al desatascador, la succión será mayor por parte de este.

Estos son algunos consejos generales para solucionar pequeños atascos de tuberías. A continuación, indicaremos algunas pautas para tratar problemas específicos, ya sea a la hora de desatascar fregadero, el lavabo o el inodoro.

 

Cómo desatascar un fregadero

Aparte de utilizar alguno de los remedios señalados en las anteriores líneas, podemos solventar el problema de modo físico, es decir, desmontando el sifón.

Así pues, para acabar con los desatrancos en el fregadero, procederemos a limpiar el sifón. En primer lugar, es recomendable cerrar la llave de paso y colocar algún recipiente debajo del área de trabajo. Los sifones más habituales son de purga, por lo que solo tendremos que desenroscar el tapón inferior y eliminar el atasco con un cepillo alargado, ya sea un cepillo para limpiar botellas o un cepillo de dientes. Finalmente, comprobaremos si el agua corre debidamente. Si no es así, hemos de desmontar el sifón por completo. Esta operación es bastante fácil, puesto que las distintas piezas se desenroscan bajo presión manual, y no hay que utilizar herramientas especiales de fontaneros. Una vez desmontadas todas las piezas, utilizaremos jabón neutro y abundante agua para eliminar cualquier tipo de residuo.

 

Cómo desatascar un Lavabo

A la hora de desatascar lavabo, podemos recurrir a un truco casero de lo más eficaz. Consiste en cortar la parte recta de una percha metálica, y doblar un extremo en forma de gancho, de modo que nos sirva para introducirlo por el desagüe, con el propósito de sacar el cabello y los residuos que se acumulan con mucha frecuencia en los lavabos. Repetir este método varias veces hasta que hayamos efectuados los desatrancos oportunos y el agua corra libremente por el desagüe.

 

Cómo desatascar un wc

El indicio más evidente de que un inodoro se halla atascado se percibe cuando, al tirar de la cadena, el agua no fluye con normalidad, y aumenta el nivel de la misma dentro de la taza del wc, llegando a rebosar si el atasco es bastante manifiesto. Para desatascar wc, podemos utilizar una simple fregona, a ser posible, elaborada con tiras de algodón. Cubrimos la fregona con una bolsa de plástico que no tenga ninguna rotura ni agujeros y, a continuación, la introducimos en el hueco del váter. Es muy importante que tape dicho conducto por completo. Luego debemos mover la fregona hacia arriba y hacia abajo, de manera que bloqueemos y desbloqueemos el hueco del inodoro en repetidas ocasiones. Con este sencillo método se producirá un efecto de vacío parecido a los que generan los desatascadores de fuelles comunes. Por regla general, salvo que el atasco sea muy grave, el conducto se descongestionará.

Llegados a este punto, ya sabemos como desatascar una tuberia de diferentes maneras. Procedimientos sencillos y caseros que puede efectuar cualquier persona en su vivienda, sin tener que recurrir al servicio de fontaneros, lo que supone un considerable ahorro para la economía del hogar. Y es que, un simple y eficiente desatascador casero, puede mejorar de forma considerable la habitalidad de nuestro hogar.

Para concluir, subrayamos algunas buenas prácticas para que no se produzcan los molestos atascos en las tuberías de los hogares.

  • Eliminar todos los rectos de comida antes de fregar los platos es una pauta fundamental para que no vayan a parar al desagüe de nuestro fregadero, con las negativas consecuencias que esto puede generar. De esta manera, no tendremos que recurrir a las labores de desatascos que hemos señalado con anterioridad.
  • Es muy conveniente que usemos rejillas protectoras en los desagües de los fregaderos, por si en algún momento tenemos un descuido e introduzcamos un objeto en el desagüe que pueda taponarlo.
  • No arrojar, bajo ningún concepto, disolventes, pinturas o aceites usados por el fregadero. Si queremos proteger el medio ambiente y no queremos que nuestras tuberías se atasquen, lo mejor es acumular estos residuos orgánicos en un recipiente y llevarlos a un punto limpio.
  • Limpiar el desagüe después de ducharnos para evitar que se acumulen demasiados pelos y otras sustancias que puedan taponar finalmente el drenaje.
  • Limpiar los canalones del exterior, preferiblemente, antes del otoño y de la primavera, puesto que es una buena medida preventiva frente a los atascos de tuberías durante las épocas lluviosas.
  • Verter unos litros de agua hirviendo por el fregadero una vez por semana. De tal modo, contribuiremos a eliminar de forma regular la grasa acumulada.
  • Utilizar detergentes líquidos en lavavajillas y lavadoras. Muchas personas no son conscientes de que los detergentes en polvo se van a acumulando con el tiempo en las cañerías, generando una pasta muy consistente que puede terminar en un atasco difícil de eliminar.

Todas estás pautas reducirá al mínimo el riesgo de que las tuberías de nuestro hogar acaben atascándose. Lo cierto es que un atasco de una tubería puede ocasionar momentos desagradables en nuestro hogar, generando mal olor, suciedad y, en definitiva, generando un entorno insalubre que hay que evitar por todos lo medios. Así que, ante cualquier indicio de que cualquier desagüe no recoge el agua convenientemente, hay que realizar los pertinentes desatascos y adoptar las medidas de prevención oportunas para que el problema no vuelva a parecer.




Los lectores llegaron a este artículo buscando:

Add Comment